• Botón Web Micronet
  • Botón Facebook
  • Botón Google Plus
  • Botón Twitter
  • Botón Youtube
  • Botón RSS
    • Esta es una frase que de vez en cuando se suele oír en departamentos de soporte técnico al presentarse un caso en el que el usuario a perdido datos importantes y no tiene manera de recuperarlos. Cosa que se hubiera solventado simplemente con un backup.

      Screen Shot 2013-05-08 at 1.38.16 PM

      Son muchos los escenarios que pueden presentar esta situación. Robo, desastre, pérdida, fallo de hardware… y si bien existen varias opciones de recuperación de datos y servicios que se encargan de ello, la práctica ideal es tener una copia de seguridad. Las empresas poseen datos que su pérdida puede suponer un apocalípsis, y ni hablar del usuario particular, que ya ha digitalizado todas las fotos anteriores a la compra de su cámara digital, donde se encuentran las fotos de su comunión. Entonces, ¿Por que no hacemos backups?

      Quizás la respuesta a esta pregunta sea “Porque nunca te ha pasado…”, ya que más del 80% de las personas que han perdido datos importantes piensan en un sistema de backup.
      También es verdad que depende la situación específica de la persona o la empresa, los costes pueden variar, y hay que organizar y estructurar el sistema para que se vuelva un hábito. Porque tener un sistema de backup mal configurado o sin siquiera supervisión, muchas veces no da los resultados deseados. En el caso de las empresas es un poco más complicado ya que estas tareas se automatizan y suelen haber muchos equipos, lo que aumenta las variables como ordenadores apagados a la hora programada, errores deconexión, etc.

      Backup online externo

      Tipos de backup

      Backup Local: Este es el más utilizado y consiste en copiar los datos en una unidad externa, generalmente un disco duro. Este es bastante fácil y económico pero no vale para los casos de robo o desaste como un incendio en donde se perdería el original y el backup.

      Backup Externo o “en la casa de la abuela”: Este es igual que el anterior pero con la ventaja de que se encuentra en un lugar diferente a donde están los datos originales. Aquí el único problema lo puede presentar la abuela que confunda el disco duro con un pisapapeles o lo utilice para apoyar la tetera.

      Backup en la nube: Con la masificación de las conexiones de banda ancha, esta es una de las opciones más seguras y cómodas. Los datos son resguardados en los servidores de la empresa que brinda el servicio de backup y generalmente por duplicado, lo que asegura su integridad. Para los usuarios particulares hay algunos servicios gratuitos como Dropbox o Google Drive, pero estos poseen poca capacidad de almacenamiento que poco podría hacer con los gigas de fotos, música y películas que tenemos hoy en día en nuestros dispositivos. Por lo tanto, para ellos, la segunda opción puede ser la solución más práctica y económica.

      En el caso de las empresas, nuestra recomendación es la solución de OODRIVE, una empresa francesa ya consolidada en toda europa que ofrece un servicio de backup online a la vez que software colaborativo. Estas soluciones son ideales tanto para PYMES como para grandes empresas ya que su uso no necesita del entrenamiento de personal ni de recursos dedicados. Los datos son “sincronizados” en su totalidad o en parte, según la necesidad y son cifrados para mantener la privacidad. Si quieres saber más sobre esta solución ponte en contacto

      Y por supuesto, la copia de seguridad ya tiene su día internacional, como casi todo 🙂